Al día
Buscador
Atrás

Presentación del GR 296 "Senderos del Clarete"

Imagen Presentación del GR 296 "Senderos del Clarete"

La Diputación Provincial de Valladolid acogió la Presentación del GR296 "Senderos del Clarete" que unirá naturaleza y turismo con vino y patrimonio en un recorrido de 93 kilómetros que unirá Fuensaldaña, Mucientes, Cigales, Corcos, Trigueros del Valle, Cubillas de Santa Marta, Quintanilla de Trigueros, Dueñas, Valoria la Buena, SAn MArtín de Valvení, Cabezón de Pisuerga y Santovenia de Pisuerga. 

“Todos los municipios formamos parte de la Ruta del Vino Cigales y la Denominación de Origen, por eso ahora hemos querido impulsar esta iniciativa para dar a conocer el valor cultural, enológico y turístico de esta zona”

La ruta, GR-296, está acompañada por paneles informativos en todos los municipios, “y también con flechas y postes durante el camino, para indicar por dónde sigue el sendero que se puede realizar a pie, en bicicleta o a caballo”

El sendero discurre por una zona de transición del páramo a la ribera del Pisuerga donde se pueden contemplar paisajes que alternan la existencia de campos cultivados de tipo cerealista, con algún alfalfal de regadío, pagos de viñedos, pinares de repoblación en las laderas de los páramos, las estribaciones del monte, vegetación de ribera.

Estos paisajes están salpicados de construcciones terciarias tradicionales asociadas a la actividad agraria y ganadera (chozos de pastor, casetas de era, cortijos, palomares). Existen manchas de bosques autóctonos de encinas y robles, destacando el Monte de Dueñas, calificado como lugar de interés comunitario o LIC, las riberas del Pisuerga calificadas que poseen la forma de protección ZEPA, y que ofrecen un paisaje singular con los cortados fluviales de Cabezón y San Martín de Valvení o el magnífico bosque mediterráneo en el término de Corcos del Valle

Al valor paisajístico se une el valor ornitológico dado por la existencia de aves tales como vencejos, golondrinas, cernícalos, abubillas, urracas…y de la flora autóctona como encinas, quejigo, tomillo, lastón, diente de león, salvia, cardo erizado, majuelos, madreselvas. A esto se suma el valor de la fauna acuática que habita en el Río Pisuerga y el Canal de Castilla donde se pueden observar: barbos, bogas, cachos, truchas, lucios, carpas y carpines, así como cangrejo americano y cangrejo señal.

Existen a lo largo del camino árboles singulares como “El Moral” de 300 años en la localidad de Santovenia de Pisuerga o “el roblón” del Valle de Santiago de San Martín de Valvení.

En cuanto al patrimonio monumental y cultural destacan el Canal de Castilla como obra de ingeniería civil, sus esclusas y puentes que nos encontraremos en las localidades canaliegas de Trigueros del Valle, Cubillas de Santa Marta, Valoria la Buena, Corcos, Cabezón de Pisuerga o Cigales,  fortalezas como el Castillo de Fuensaldaña erigido en el siglo XV,  o el de Trigueros del Valle, algunos casos cascos urbanos tradicionales, poco modificados, con trazado de origen medieval, o declarados “Conjunto  Histórico Artístico” como es el caso de Dueñas en 1967, restos de cercas medievales  y edificios históricos singulares de carácter religioso y civil: la Iglesia de Santiago de Cigales, (conocida como la Catedral del Vino), la ermita de Nuestra Señora la Virgen del Arco en Quintanilla de Trigueros situada al lado de la Iglesia, el Monasterio de Palazuelos, la Torre del Telégrafo en Cubillas. Sin olvidarnos del Puente de Cabezón de Pisuerga de origen medieval.

Los barrios de bodegas son otra de las señas de identidad de las localidades por las que pasa el GR. Estos barrios ubicados a las afueras eran (y en cierta medida siguen siendo) centro de actividad económica y de sociabilidad, y actualmente son un valioso testimonio de la historia del día a día, presentando especial interés el de Mucientes, de finales de la Edad Media, por su conservación y recuperación y que además cuentan con un Centro de Interpretación de las bodegas de titularidad municipal.

Así mismo a lo largo del camino también se pueden encontrar recursos museísticos que muestran la intrahistoria de esta comarca como el Museo del cántaro en Valoria la Buena, las piezas aquí expuestas sirvieron en su momento para una de las actividades vitales básicas, como era la de recoger, almacenar y transportar el bien más preciado en nuestra cultura: el agua potable o la Bodega-Aula de interpretación de Mucientes una bodega del s.XVI ubicada en el Cuarto de San Pedro y adaptada como espacio didáctico y turístico, con el fin de que los visitantes conozcan al detalle los diferentes procesos de elaboración del vino, su evolución histórica, elementos y fases de construcción, sus herramientas y elaboración tradicional, gastronomía típica, mitos…